Las misteriosas estructuras de cúpula en Siberia podrían ser sistemas de defensa extraterrestre

2115
Las misteriosas estructuras de cúpula en Siberia podrían ser sistemas de defensa extraterrestre

En Siberia, se han descubierto misteriosas estructuras abovedadas que podrían ser sistemas de defensa extraterrestres

En las leyendas de la población siberiana y en los diarios de los primeros exploradores del Lejano Oriente de Rusia se relatan estructuras misteriosas. Aquellos que han vivido en estas cúpulas reportan pérdida de cabello y quemaduras extrañas en el cuerpo. Según alguien, se trata de un sistema de defensa que podría haber destruido incluso el meteorito de Cheliabinsk en febrero de 2013.

La República de Yakutia (también conocida como Jakutia o Sakha), está situada en el noreste de Rusia (Siberia), al sur de la tundra ártica en Rusia y es conocida como el lugar habitado más frío del planeta Tierra.

Es aquí donde se encuentra la taiga siberiana, una vasta extensión de bosque de coníferas principalmente árido, completamente incontaminado e inexplorado como la selva amazónica, y que se extiende sobre un territorio deshabitado por más de 100 mil kilómetros cuadrados en la parte occidental de la Yakutia.

Sin ningún tipo de carretera, el territorio está cubierto en gran parte por un denso bosque, con numerosos árboles arrancados de raíz, extensos pantanos y grandes enjambres de mosquitos. En la práctica, el escenario ideal para la creación de mitos y leyendas sobre extrañas criaturas y hechos misteriosos.

Es en estas tierras donde, según las historias locales, habita la Chuchuna, la criatura humanoide también conocida como Yeti o Pie Grande. Pero hay un misterio más fascinante que rodea el Valle de la Muerte.

Anuncios

Cerca de la cuenca alta del río Viliuy, hay una zona de difícil acceso que muestra los signos de un tremendo cataclismo ocurrido hace unos 800 años y que ha desarraigado casi todo el bosque, esparciendo fragmentos de roca durante cientos de kilómetros cuadrados.

El nombre antiguo de esta zona es Uliuiu Cherkechekh, que se traduce, precisamente, como Valle de la Muerte, ya que los lugareños que se aventuran en esta zona apenas pueden salir vivos.

Según la población local, toda el área está llena de extrañas y antinaturales estructuras metálicas en forma de cúpula, localizadas en lo profundo del permafrost y detectables en la superficie debido a su color que contrasta visiblemente con la vegetación natural.

Anuncios

Los solitarios cazadores nómadas han descrito las cúpulas como grandes casas de hierro (kheldyu) chapadas en el suelo perennemente helado. Parece estar hecho de un metal similar al cobre en apariencia pero, a diferencia del cobre, no puede rayarse ni dañarse. Nadie ha sido capaz de cortar ni un solo fragmento.

Algunas de estas calderas, en forma de maceta invertida, tienen una abertura en la parte superior, con una escalera de caracol que conduce a una galería circular con varias cámaras interiores. A pesar de los 40 grados en el exterior, los cazadores dicen que el interior es agradablemente cálido.

Anuncios

Los ancianos locales llaman a las enigmáticas estructuras olgius, pero ignoran su origen. Las leyendas datan su construcción de los demonios de la taiga, Niurgun Bootur y Tong Duurai.

También saben muy bien lo peligroso que es acercarse a estructuras metálicas. De hecho, se reportan algunos de los efectos que las calderas tienen en la vegetación circundante y en el cuerpo de las personas que han estado viviendo cerca de ellas durante demasiado tiempo.

Algunas historias hablan de unos atrevidos cazadores que pasaban la noche en estas habitaciones de metal, utilizándolas como refugios. Cuando regresaron entre su gente, los cazadores parecían haber contraído una extraña enfermedad, y aquellos que habían pasado más de una noche seguidos pronto murieron. Por esta razón, los ancianos de las tribus locales han declarado estas áreas malditas, y por lo tanto prohibidas.

Historias Recientes

Anuncios

Hay historias recientes de viajeros que se han aventurado en el Valle de la Muerte, encontrándose con cúpulas misteriosas. Antiguamente, la zona formaba parte de una ruta utilizada por los nómadas de los Evenchi, que salían de Bodaybo para llegar a la costa del Mar de Laptev y sólo ellos conocían la existencia de las cúpulas malditas.

El primer testimonio indirecto de las cúpulas se remonta a 1853, cuando Richard Maack, el conocido explorador, antropólogo y geógrafo ruso, uno de los primeros en aventurarse en el lejano este de Rusia y Siberia, informa en sus informes:

En Suntar, un asentamiento de Yakut me dijo que en la parte alta del río Viliuy hay una enorme cúpula metálica hundida en el suelo. Su dimensión es desconocida porque sólo el círculo que emerge del suelo es visible.

Algo similar será afirmado en 1989 por D. Arkhipov, antropólogo experto en la cultura Yakut:

Anuncios

Entre la población de la cuenca del Viliuy existe una leyenda que se remonta a la antigüedad y que cuenta la existencia, en la parte alta de ese río, de enormes cúpulas de bronce u olguis.

En 1936, a lo largo del río Olguidakh (que significa lugar de la caldera), un geólogo comisionado por los ancianos indígenas se encontró con lo que tenía toda la zona de ser una enorme cúpula de metal liso, rojizo, que sobresale del suelo y con un borde tan afilado como para cortar el papel. Las paredes del objeto tenían unos dos centímetros de espesor y, según el informe oficial, era posible ver el interior de la cúpula a través de un agujero situado en la parte posterior.

En 1979, una expedición arqueológica de Yakutsk trató de localizar el lugar descrito por el geólogo, pero los cambios en el territorio y la vegetación en más de cuarenta años no permitieron encontrar el misterioso objeto. Además, como explican los lugareños, dada la espesa vegetación, en el bosque se puede pasar a 3 metros de algo sin darse cuenta.

Entre los informes más exactos se encuentra el de Mikhail Korecky, de Vladivostok, que en 1996 envió una carta al periódico Trud en la que afirmaba haber estado tres veces en el Valle de la Muerte.

Anuncios

El primero fue en 1933, cuando tenía 10 años; el segundo en 1937 y finalmente en 1947 con algunos amigos. Korecky afirmó haber identificado siete cúpulas de entre 6 y 9 metros de diámetro.

Anuncios

En su última visita a las cúpulas, Korecky y sus amigos pasaron la noche en una de ellas. Aunque no pasó nada especial esa noche, en los días siguientes uno de sus compañeros se encontró perdiendo casi todo el cabello, mientras Korecky desarrollaba dos pequeñas pústulas en su mejilla que nunca volvieron a sanar.

En 1971, un viejo cazador de eventos, afirmaba haber encontrado una guarida de hierro en el suelo, en la que había notado los cuerpos de seres extraños con un solo ojo, vestidos con una especie de traje de hierro. Aunque estaba disponible para acompañar a cualquiera que quisiera visitar el misterioso lugar, ninguna de las autoridades quiso creer su historia.

Fenómenos extraños en el Valle de la Muerte
Las leyendas de Yakuy sobre el Valle de la Muerte contienen muchas referencias a explosiones, torbellinos y bolas de fuego en llamas que vuelan en el aire.

Y todos estos fenómenos, de una manera u otra, están relacionados con las misteriosas estructuras metálicas que se encuentran en el valle. Se dice que, a principios del siglo pasado, una esfera de fuego incandescente emergía del agujero principal de una de las cúpulas y se elevaba hacia arriba en forma de una delgada columna de fuego.

El fenómeno fue acompañado por un rugido sordo, similar al sonido registrado durante las explosiones nucleares. Después de alcanzar una altura considerable, la brillante esfera se alejó volando, dejando tras de sí un largo “rastro de humo y fuego”. Los ufólogos rusos han propuesto dos teorías sobre las cúpulas del Valle de la Muerte.

Especulación sobre una base secreta extraterrestre

La primera hipótesis es que las cúpulas pueden ser los restos de una antigua nave espacial destruida en un accidente o en una batalla aérea. La segunda hipótesis, presentada por el investigador ruso Valery Uvarov es mucho más intrigante: las misteriosas cúpulas de Siberia pueden ser un arma antigua construida por extraterrestres para proteger nuestro planeta de cualquier peligro externo, como meteoritos o fuerzas alienígenas hostiles.

El sistema de defensa, formado por varias cúpulas subterráneas, estaría conectado a una central eléctrica construida en lo profundo del suelo y capaz de funcionar automáticamente, protegiendo a la Tierra de amenazas cósmicas.

Uvarov está convencido de que el sistema de defensa extraterrestre ha estado en funcionamiento tres veces en los últimos cien años: en 1908 derribando el famoso meteorito Tunguska; en 1984 destruyendo la bola de fuego Chulym, que penetró en la atmósfera a una altura de unos 100 kilómetros y, más recientemente, el meteorito Vitim en 2002.

Cuando Uvarov planteó esta hipótesis hace unos años, también informó de un aumento significativo de los niveles de radiación en la zona y del abandono progresivo de los bosques silvestres en la zona del Valle de la Muerte, dando al investigador ruso la impresión de que el sistema se estaba preparando para evitar una amenaza inminente.

En retrospectiva y a la luz del impacto casi meteorológico registrado el 14 de febrero de 2013 sobre los cielos del centro de Rusia, en los Urales, algunos especulan que el sistema ha entrado en funcionamiento por cuarta vez, para evitar un impacto que podría haber sido catastrófico: algo ha destruido el meteorito que iba a golpear los Urales?

Un nuevo envío confirmaría la existencia de las cúpulas
Recientemente, un equipo de científicos y exploradores rusos regresó del Valle de la Muerte afirmando que habían encontrado evidencia de al menos cinco cúpulas metálicas. “Fuimos al Valle de la Muerte para investigar y entender si las cúpulas de metal contadas por tantos testimonios existen de verdad. De hecho, encontramos cinco objetos de metal enterrados en los pantanos”, dijo el líder del equipo Michale Visok, quien describió las siguientes características de los objetos:

1) Cada objeto se sumerge en un pequeño charco pantanoso de 2-3 metros de profundidad;

2) Los objetos son definitivamente de metal;

3) La parte superior de los objetos es muy suave al tacto, pero hay protuberancias muy agudas en los bordes exteriores;

4) Dos miembros del equipo estaban gravemente enfermos durante la exploración;

5) El equipo de investigación está formado por 3 geólogos, 1 astrofísico, 1 ingeniero y 3 asistentes de investigación.

Preguntado sobre lo que el equipo cree que ha descubierto y si podría ser algo construido por Astronautas Antiguos, Visok se negó a comentarlo. “Definitivamente hay algo extraño ahí fuera, pero no tenemos idea de qué es o para qué se ha utilizado”, se limitó a decir el científico ruso.

Visok y su equipo están planeando otra expedición, en la que espera recuperar una muestra de objetos metálicos utilizando una punta de lanza, pero se mostró muy cauteloso ante la posibilidad de arañar estos objetos, sean cuales sean.