Este tipo pinta el sexo que supuestamente tiene con los extraterrestres

1222

RECIBE MÁS NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y conoce las historias de las que todo el mundo habla diariamente.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Un hombre llamado David Huggins nacido en Georgia en el año1944 asegura haber tenido contacto extraterrestre. El hombre actualmente es artista de la pintura, asegura que después de haber tenido contacto extraterrestre, estos le ordenaron que los pintara y desde ahí comenzó a realizar sus cuadros.

Artista asegura haber tenido contacto extraterrestre

¿Cómo fue el contacto vida extraterrestre experimentado por el artista?

Huggins afirma que el contacto extraterrestre comenzó en la etapa de su niñez en una finca de sus padres donde vivía en la zona rural de Georgia, narra que como a la edad de los 8 años.

Dice que se encontraba sentado a  la sombra de un árbol y de repente  escucho una voz que lo llamo por su nombre y le dijo detrás de ti, cuando volteo estaba un sujeto pequeño peludo de ojos brillantes y grandes, no sabía qué hacer.

En otra oportunidad se le apareció otro semejante a un insecto, muy parecido a una mantis religiosa, estaba muy asustado cuando uno es pequeño no sabe que pensar,  porque solamente yo podía verlos.

Continuando con su relato dijo que había perdido su virginidad con una mujer extraterrestre, esta vez caminaba por un bosque cercano a la casa se le apareció una mujer alienígena y lo sedujo.

El hombre afirma que perder la virginidad debería ser algo para recordar con afecto o vergüenza quizás, pero para mí fue una experiencia de otro mundo.

Ha sido tanto su popularidad que se ha hecho un documental  de nombre “Love and Saucers”  sobre su vida y experiencias a cargo del cineasta Brad Abrahams.

Artista asegura haber tenido contacto extraterrestre

¿En qué consiste el documental?

En la historia de Huggins, en una entrevista hecha por Abrahams a Huggins para la película asegura que el contacto extraterrestre ha seguido hasta ahora, dijo en el momento de la entrevista que hacía 6 meses que “Crescent” nombre que supuestamente es la alienígena mujer del bosque, lo había visitado “que estaba sentado en una silla y Crescent estaba detrás de mí y me abrazo” no paso más nada.

El cineasta Abrahams  describe a Huggins como una persona asombrosa, habla de sus contactos extraterrestres de una manera tan normal, totalmente distinto a la mayoría de las otras personas entusiasmadas de los OVNIS.

Habla de que cría y cientos de bebes extraterrestres de otros de sus encuentros y suena tan comedido como si un granjero hablara de sus cultivos o crías.

Esto fue lo que en realidad me atrajo de Huggins y fui en su búsqueda hasta Hoboken en Nueva Jersey, lugar donde habita en la actualidad. Escuche de el en un podcast de OVNIS y cosas paranormales entre tantas historias excéntricas me atrajo la de David Huggins.

Huggins continúo narrando en la entrevista para la película que después de los primeros contactos extraterrestres y de haber superado el impacto que le causaban, los que siguieron continuaban siendo raros pero menos intimidantes.

Cuando tenía 17 años, David Huggins dice que perdió su virginidad con un extraterrestre.

Perder la virginidad se supone que es memorable. La mayoría de la gente recuerda el acto con afecto y, probablemente, un poco de vergüenza. Pero David Huggins dice que la primera vez que tuvo relaciones sexuales fue más, más, fuera de este mundo, que la mayoría.

“Cuando tenía 17 años, perdí mi virginidad con una mujer extraterrestre”, dice este hombre de 74 años en un documental sobre él titulado Love and Saucers. “Es todo lo que puedo decir al respecto.”

El coito en cuestión presuntamente se produjo en 1961, cuando Huggins era un adolescente que vivía en la granja de sus padres en la Georgia rural. No era la primera vez que se le aparecían extraterrestres; había estado viendo criaturas extrañas desde que tenía ocho años. Pero ese día, mientras caminaba por el bosque cerca de su casa, apareció una mujer alienígena y lo sedujo. “Pensé, si acaso, que lo perdería en el asiento trasero de un Ford, algo así. Pero no funcionó así”, dice en la película.

Según Huggins, estas visitas de extraterrestres, y su relación sexual con ellos, continuaron hasta la edad adulta. Cuando lo entrevisté para esta historia, Huggins me contó que su último encuentro con Crescent, su nombre para la mujer en el bosque, fue hace seis meses. “Estaba sentado en una silla, y la mujer, Crescent, estaba detrás de mí, y ella me rodeó con sus brazos”, dijo. “Y eso es todo. No sé nada más aparte de eso”.

Huggins es inquietantemente natural cuando habla de sus encuentros. Esto lo diferencia de lo que la mayoría de nosotros esperamos de los truthers y entusiastas de los OVNIS. No está en esto por la notoriedad y no le importa si alguien le cree. Cuando Huggins habla de engendrar cientos de bebés extraterrestres-y sí, esa es otra faceta de sus encuentros-suena tan parejo como un granjero explicando las rotaciones de los cultivos.

Es una de las cosas que llevó al cineasta Brad Abrahams a buscar a Huggins en Hoboken, Nueva Jersey, donde vive ahora. Abrahams escuchó la historia de Huggins en un podcast sobre los OVNIs y lo paranormal. “En un mar de extravagantes afirmaciones, hubo una que subió a la superficie”, dijo. “Y esa era la historia de David.”

Huggins nació en la Georgia rural en 1944. En Love and Saucers, habla de la caza de puntas de flecha en los campos cercanos por diversión y de que no le gusta la iglesia evangélica a la que sus abuelos lo llevaban a veces. Cuando seres extraños que nadie más podía ver empezaron a aparecerle alrededor de la granja, pensó que estaba perdiendo la cabeza.

“Estoy sentado bajo un árbol, y oigo una voz que dice:’David, detrás de ti'”. Me di la vuelta y había un tipo peludo con grandes ojos brillantes que venía directo hacia mí. Pensé que era el hombre del saco. No sabía qué pensar de ello”, dice en la película. Otro día, apareció un “ser insecto” que le recordó a Huggins una mantis religiosa. “Estaba muy aterrorizado”, dice. “Era como, “¿Qué demonios estoy mirando? Y para un niño de ocho años, no sabes qué pensar”.

Una vez que el shock pasó, Huggins dice que sus encuentros fueron raros, pero no tan amenazadores. Cuando dejó Georgia a mediados de los 60 para ir a la escuela de arte en la ciudad de Nueva York, los seres lo siguieron. Las visitas nocturnas de Crescent, el ET que lo desfloró, se convirtieron en rutina. “Mi relación con Crescent era cálida y amistosa. Un poco extraño. Qué quiero decir, un poco. Muy extraño. En realidad, era mi novia”, dice Huggins en la película. “Una relación muy poco convencional”, añade.

Me toco salir de la granja de mis padres en Georgia para ir a estudiar a nueva york en la escuela de arte, en la época del año 1960 aproximadamente continua describiendo Huggins, los alienígenas me siguieron hasta allá.

Una de las primeras pinturas que Huggins hizo fue de él y Crescent, teniendo sexo. “La pintura no es tan buena. Ella estaba encima de mí, llego a mi clímax, luego ella y el insecto se van”, dice. Pinturas similares llenan su apartamento. Son surrealistas y un poco infantiles, dominados por profundos azules y verdes.

Esta es otra cosa que diferencia a Huggins de la mayoría de las personas con historias de abducción alienígena: Pinta sus encuentros. Comenzó en 1987, cuando Huggins comenzó a recordar detalles de sus primeras visitas. Dice que el diluvio fue provocado por el libro de Budd Hopkins Intruders: Las Increíbles Visitas en Copley Woods.

“Fue como una compulsión. Me estaban llevando al libro”, dice en la película. “Hay un capítulo:’Otras mujeres, otros hombres’, y empiezo a leerlo. Y yo digo: “Dios mío, esta es la mujer de la que nunca le hablé a nadie”. Mientras lo leía, la memoria tras la memoria se inundó de nuevo. Era imagen sobre imagen. No se detendrían. Creo que lo que más me molestaba es que no sabía qué hacer con él. Estaba tan asustada.”

Crescent la extraterrestre mujer como el la describe me visitaba en las noches y se convirtió en algo rutinario “mi relación con Crescent fue muy afectiva y amigable, un tanto rara, bueno no un poco, en realidad bastante rara pero la verdad ella era mi novia” añadió “ fuera de lo normal esta relación”.

Artista asegura haber tenido contacto extraterrestre

Sus pinturas acerca de los extraterrestres

Huggins se diferencia de las otras personas que dicen haber tenido abducciones  porque el pinta sus encuentros comenzó en 1987 recordando los primeros contactos extraterrestres, la idea le sobrevino luego de leer el libro  Buld Hopkins

Fue como un impulso ellos me llevaron al libro, dice en la película, luego de leer el capítulo Other Women, Other Men, venían a mi memoria todos los recuerdos de los encuentros una tras otro, no podía dormir, parecía que perdía la razón.

Luego ellos me enviaron un mensaje que pintara todas las experiencias y comencé a hacerlo fue como liberarme, dormí bien ya que no lo había logrado en semanas, y a partir de allí he pintado con detalles cada encuentro.

Lo más impactante del documental Love and Saucers es que el cineasta proyecta minuciosamente la historia de Huggins y deja que los espectadores tengan sus propias opiniones.