Testimonios policiales de manifestaciones paranormales

1175

Sabemos que la carrera policial está llena de peligros y situaciones inesperadas pero los buenos policías están formados para hacer frente a casi todas las situaciones que se les pueden presentar, sin embargo, existen ciertas circunstancias mucho más temibles que una bala perdida para las cuales los funcionarios no reciben instrucción alguna, y deben aprender a lidiar con ellas en el fragor de las oscuras calles de la ciudad, estamos hablando de las manifestaciones paranormales de entidades espirituales que se adueñan de los espacios públicos en las noches y en muchas ocasiones perturban el trabajo de los agentes de seguridad.

Una profesión no apta para cardiacos

Ser un policía de los buenos no es un oficio cualquiera, puesto que requiere ciertas virtudes que son escasas en las personas por estos días, dígase valentía, vocación de servicio y mucha voluntad dado que tienen que enfrentarse a malhechores armados y violentos, pero quizás la amenaza más fuerte no son los maleantes de este mundo, sino los espíritus malignos venidos del mundo de los muertos dispuestos a atormentarles la existencia y hacerlos caer en trampas algunas veces mortales.

policia-fantasma Testimonios policiales de manifestaciones paranormales

Son muchos los reportes policiales que han surgido en los que se menciona la ocurrencia de hechos paranormales, en los cuales se ha dejado constancia de automóviles que circulan sin chofer visible, llamadas de emergencia recibidas desde casas abandonadas y sonidos de disparos provenientes de lugares desolados en los que no había presencia humana, entre muchos otros espeluznante casos que hemos conocido.

Anuncios

En cierta ocasión un policía fue a parar a un hospital psiquiátrico para superar el trauma que le causó el hecho de detenerse en una casa donde aparentemente había una fiesta juvenil con música a todo volumen, tocó el timbre de la vivienda y no hubo reacción alguna por lo que procedió a entrar por la fuerza, para notar que al abrir la puerta todo lo que había era una casa en ruinas, en silencio y a oscuras en la que había un montón de cuerpos inertes ensangrentados.

A causa de la impresión el oficial salió corriendo a todo lo que pudo de la bienhechuría, pero en lo que cerró la puerta desde fuera se veían luces de fiesta, siluetas de personas bailando y humo de cigarrillos. Ante esto procedió a devolverse y al pasar de nuevo a la casa se encontró con el mismo panorama siniestro de cadáveres, sangre y ruinas.

El policía informó por radio la situación pero cuando sus compañeros llegaron ya era demasiado tarde para él, pues se encontraba en la acera de enfrente de la casa que había reportado por radio tirado en el suelo sufriendo un trance demoniaco del que aún no se ha recuperado, y al tocar el timbre de la casa en horas cercanas a las 3:40 am notaron que en la misma vivía una familia normal que se encontraba durmiendo.

Si conoces de alguna experiencia similar te invitamos a compartirla con nuestros lectores y a difundir este artículo en tus redes sociales.

Anuncios
Loading...
Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: