Misterioso zapato de 200 millones de años que obliga a reescribir la historia

2247

La ciencia y la religión han polarizado el debate sobre el verdadero origen del mundo y de la vida sobre la tierra, por un lado la comunidad científica esgrime sus argumentos basados en la teoría del big bang y en la evolución darwiniana y por otra parte la iglesia defiende que el mundo fue creado por Dios en seis días como lo plantea el libro del Génesis.

Sin embargo, todo parece indicar que estas supuestas partes enfrentadas, no son más que las dos caras de la misma moneda y en secreto lo que hacen es cuidar sus intereses mutuos, desviando la atención de la realidad con sus falacias. Como ha quedado demostrado con el descubrimiento de un misterioso zapato de 200 millones de años de antigüedad, que deja en evidencia que la verdad no es como la cuentan ni evolucionistas ni creacionistas, por lo que definitivamente este hallazgo obliga a reescribir la historia.

La sucesión de los hechos

El descubrimiento data de aproximadamente unos 100 años, no obstante en su momento no se le dio la repercusión mediática que ameritaba, razón por la cual el caso permaneció en secreto, hasta que recientemente fue reabierto por un grupo de investigadores independientes.

Huella-zapato-200-millones-de-años Misterioso zapato de 200 millones de años que obliga a reescribir la historia

El objeto en cuestión fue descubierto por Albert E. Knapp, un obrero que nada tenía que ver con el mundo científico, pero que tuvo el suficiente sentido común y curiosidad científica para darse cuenta que el mencionado zapato tenía algo especial, por lo que decidió guardarlo en su bolso para analizarlo más adelante en su trabajo y tener un tema de conversación con sus amigos.

A raíz de este hallazgo los trabajadores de la fábrica levantaron toda clase de hipótesis y bromas con respecto al zapato, unos decían que debía pertenecer a algún extraterrestre y otros indicaban que seguramente se le cayó a alguien desde un avión. Albert que le fascinaba llamar la atención siempre traía el zapato en la mano y sacaba a relucir ese tema de conversación.

Fue tal el rumor producido que el cuento llegó a oídos de un grupo de científicos locales que movidos por la curiosidad visitaron a Albert E. Knapp, no tuvieron que insistirle nada para que comenzara a hablar del famoso zapato y se los mostrara, inmediatamente los hombres de ciencia se dieron cuenta que aunque la forma era de un calzado moderno, a simple vista parecía ser muy antiguo, por lo que había algo que parecía extraño en todo este asunto del zapato de Albert.

Anuncios

Le pidieron la colaboración a Albert que les permitiera llevarse el zapato para ser analizado, con pruebas microfotográficas y luego de esgrimir una serie de excusas finalmente accedió.

Revelaciones científicas del zapato de Albert que podrían reescribir la historia

zapatos-antiguos Misterioso zapato de 200 millones de años que obliga a reescribir la historia

Al ser sometido a rigurosas pruebas científicas pudieron notar que el material del calzado en cuestión era un cuero muy fino y resistente, con un sofisticado diseño como el de los zapatos modernos de alta gama y un meticuloso cosido a mano.

De por sí ya los científicos estaban desconcertados, ya que según su experiencia a simple vista podrían deducir que este objeto tendría al menos unos 1000 años de antigüedad, y no podían explicarse como un calzado tan viejo podría tener un diseño tan moderno, similar al de cualquier marca deportiva de la actualidad, específicamente parece un botín como los usados por los basquetbolistas.

Al someter las partículas del zapato a las pruebas de descomposición radioactiva basadas en el carbono 14 para determinar su edad, se dieron cuenta de que sus cálculos iniciales no estaban ni cerca, dado que el zapato tendría una antigüedad de unos 200 millones de años, hallazgo que echa por tierra todas las teorías esgrimidas por la ciencia convencional sobre la edad de la tierra y de la vida del hombre en la misma.

Definitivamente este hallazgo tiene el potencial de revolucionar nuestra comprensión de la historia y de la evolución de la vida sobre el planeta, dado que indica no solo que el hombre habita la tierra desde mucho antes de lo que se creía, sino que hace millones de años ya existían sociedades modernas, que incluso pudieron habitar el planeta junto con los dinosaurios y quizás fueron sus verdaderos creadores por mutación genética de lagartos hechas en laboratorios.

Obviamente este descubrimiento fue engavetado hace 100 años, pero estaremos atentos a las conclusiones finales, que todavía están en proceso para publicarlas a penas tengamos acceso a ellas y de esta forma mantenerte informado de estos asuntos que las élites no quieren que conozcas, porque el gobierno, el clero y la comunidad científica a su servicio nos quieren ignorantes para así poder manipularnos.

Puedes contribuir en esta campaña informativa compartiendo el presente artículo en todas tus redes sociales.

Anuncios
Loading...
Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: