Los grandes misterios del Sahara: los hombres sin cabeza

8
Grandes misterios del Sahara Los hombres sin cabeza

Los misterios del sahara son una fascinante historia que leer en la desolada tierra rica en cultura de fama mundial, pero al mismo tiempo esconde enigmas y misterios bajo sus dunas que aún no se les ha encontrado explicación. Ni los investigadores mas afamados, han podido desmentir los fabulosos encuentros entre los habitantes de estos desiertos con criaturas mitológicas que los acompañaron según las pruebas encontradas, durante generaciones.

Blemyes Los grandes misterios del Sahara: los hombres sin cabeza

Mientras los agricultores aprovechaban las subterráneas aguas de estas tierras, seres increíbles llamado blemyes o blemios, los cuales fueron documentados por los griegos a su paso por este lugar y por diferentes eruditos que conocieron el mágico calor que los embargaba al adentrarse en sus misteriosas arenas. Estos seres blemyes, según las crónicas que han sido descubiertas, no tenían cabeza.

Anuncios

Algunos investigadores aseguran que los dibujos y jeroglíficos encontrados no son mas que una equivocación y que quienes los retrataban, aseguraban que lo hacían de esta manera, porque los hombres del desierto del sahara portaban un velo. Los datos reveladores indican que esta teoría que ha sido respaldada durante generaciones por gobernantes y seguidores de la fe de la cultura, es falsa, pues lo que pretenden es esconder al mundo la verdadera identidad de estas criaturas que probablemente llegaron de otro planeta, así como los que ayudaron a levantar la civilización egipcia.

Aisha Kandisha, la mujer de brazos largos y pezuñas de cabra en los misterios del sahara

Otra de las leyendas folclóricas que florece con mucho ahínco en el desierto del sahara y el norte de África son las historias de Aisha Kandisha, un especie de espectro que aparenta para los hombres ser una hermosa mujer perdida y luego que los convence de llevarla al sitio donde les indica, se convierte en un monstruo de brazos largos y patas de cabra que se come a sus víctimas.

Otros espectros populares

La Thamza, es una bestia en forma de anciana que diversos investigadores aseguran que es una versión del chupacabras, pero que solo se alimenta de sangre de niños. El folclore se ha encargado de regar estas historias por el mundo para hacer creer que son solo fábulas, pero hay testimonios y pruebas de alta credibilidad que estos demonios habitan la tierra para hacer un fértil paraíso infernal en las dunas del sahara.

Comparte en tus redes sociales favoritas.

Anuncios
Loading...
Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: