Los hombres africanos y el castigo de los monos. Leyenda

474

Se dice que en África hace muchos años atrás, los monos convivían tranquilamente con los humanos en sus pequeños pueblos y aldeas, teniendo así la misma capacidad para comunicarse con ellos, manteniendo una buena relación y trabajando juntos. Todo cambió cuando un día los hombres celebraron una magnífica fiesta, donde sonaron los tambores y se bebieron decenas de litros de vino de palma, durando por una semana los bailes y los festejos. Después de esa gran celebración se iniciaría el castigo de los monos.

La ofensa que ocasionó el castigo de los monos

En total se habían consumido alrededor de 200 tinajas de vino, todas encargadas por el jefe de la tribu el cuál fue el que bebió más de ellas. Al día siguiente de haberse terminado la prolongada celebración, el jefe fue a visitar la aldea de los monos, sin embargo, todavía se encontraba bajo los efectos del alcohol. Tenía las piernas temblorosas, su visión estaba nublada pero cargaba una alegría en su corazón, al llegar a la aldea de los monos, éstos empezaron a reírse de él y de su resaca.

monkey Los hombres africanos y el castigo de los monos. Leyenda

Durante mucho tiempo se burlaron fuertemente del jefe de los humanos, decepcionado y molesto, decidió irse por haber recibido tal falta de respeto y humillación, aquí fue cuando el castigo de los monos comenzó. El líder decidió expresar sus quejas ante el dios Nzamé y éste prometió hacer justicia. Convocó al jefe de los monos y le ordenó que explicara su comportamiento erróneo, pero solo recibió un silencio abrupto como respuesta, así que lo condenó a servir para siempre a los hombres para reparar su falta.

Anuncios

El castigo de los monos se había realizado, pero cuando los hombres requirieron su trabajo, los monos se rebelaron y exclamaron que jamás iba a obedecer a los hombres. Por lo que el jefe de la aldea ideó un plan para castigar tanta insolencia. Organizó otra gran fiesta, pero en algunas tinajas de vino se encontraban los restos de unas hierbas narcóticas, marcándose así las que contenían vino normal para que los hombres no salieran lastimados.

Al momento en que llegaron los monos, comenzaron a bailar, beber y disfrutar sin control. Después de un tiempo empezaron a sentir un gran cansancio y cayeron dormidos, al instante el jefe ordenó rápidamente a que fueran atados. Los monos se despertaron de la peor manera posible, recibieron latigazos feroces de los hombres, algunos trataron de evitar los golpes pero todo fue en vano.

Al finalizar los latigazos, los monos fueron utilizados para realizar los peores trabajos de la aldea, constantemente le reclamaban a los hombres por sus malos tratos, pero el castigo de los monos no cesó allí, los humanos tomaron la decisión de someterlos más y procedieron a cortar la lengua a todos los monos. Con el tiempo los monos lograron escapar de la crueldad de los hombres y se adentraron a lo profundo de la selva para resguardarse. El castigo de los monos fue tan salvaje que hoy en día ellos siguen emitiendo chillidos y saltos, como si aún estuvieran siendo golpeados por látigos.

¡Deja tu opinión y comparte en tus redes sociales!

Anuncios
Loading...
Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: