En Japón hay un dios de la muerte, su nombre es Shinigami

1424

En Japón hay diversidades de mitos e historias acerca de la vida y la muerte, de hecho se caracteriza por ser el pionero de series y películas con temas relacionados con la muerte por el simple hecho de ser el país con la mayor tasa de suicidios en el mundo. Las leyendas de dioses de la muerte recorren cada rincón de Japón.

Se cree que estos seres llamados Shinigami son los encargados de hacer que las personas fallezcan en la fecha y hora que el destino indica. Son muy diferentes a la Parca, quien se conoce como el ángel de la muerte. La parca es la unificación del nacimiento, la vida y la muerte, con la tarea de llevar el alma al otro mundo. Los Shinigami por el contrario, tienen total control del suceso fatal, persuadiendo al sujeto para que finalmente muera de la manera en que ha sido planeada por ellos.

Historia de los Shinigami

shinigami-samurai-muerte En Japón hay un dios de la muerte, su nombre es Shinigami

Existe una antigua leyenda donde un hombre que tenía graves problemas económicos decidió acabar con su vida. Instantes antes de su suicidio, se le apareció una extraña silueta que poco a poco fue tomando forma, era un Shinigami. Este le explico que aun no era su momento para morir, que cada vida es medida por la llama de una vela y que, en cuanto esa llama se extinguiera, su momento de morir llegaría. En lugar de aceptar su muerte, el Shinigami le daría un pequeño truco para solventar su problema económico.

Anuncios

Se trataba de hacerse pasar por un médico y afirmar que podía salvar a las personas al borde de la muerte con un conjuro y cualquier dios de la muerte se vería obligado a volver del inframundo y alargar la vida de la persona. Pero había una excepción, el conjuro solo funcionaria si el Shinigami aparece sentado al pie de la cama. Sí aparecía en la cabecera de la cama la muerte del paciente era inminente. El hombre empleó entonces el truco que el dios de la muerte le había confiado y logró obtener una gran fortuna.

Un dia pretendía hacer el mismo maleficio y se encontró con que un Shinigami yacía en la cabecera del moribundo. La familia del paciente le suplicó que lo salvara y a cambio le darían una buena suma de dinero. Aceptó y esperó a que el dios de la muerte se durmiera para cambiar la cama de posición, haciendo que el ente quedará sentado frente a los pies de la cama. Pronto el ser que le dio el conocimiento se enteró y decidió castigarlo llevándolo donde estaban todas las velas de las personas, y le mostró la suya, que estaba a punto de extinguirse.

Arrepentido, le pidió al Shinigami que le diera otra oportunidad, y el dios aceptó. Debía pasar la llama de su vela a otra, pero cuando fue a tomar su vela, esta se cayó, apagando la llama y muriendo instantáneamente.

No olvides compartir este artículo en tus redes sociales.

Anuncios
Loading...
Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: