¡Increíbles descubrimientos secretos hallan esqueletos de sirena! Vídeos.

7344
sirenas-reales-halladas-encuetran-fotos-videos

En respuesta a un especial de televisión dedicado a la existencia de sirenas, aún más personas preguntan si las sirenas realmente existen o no.

Si hacemos una revisión a la historia puede hacernos descubrir una serie de relatos muy interesantes sobre sirenas. Aquí un resumen de los casos más famosos sobre los avistamientos de las sirenas. Entre otros, la experiencia de Cristóbal Colón, John Smith o William Shakespeare.

En varios libros antiguos se hace mención a las sirenas.

La Sirena (en griego antiguo Σειρηνα), es un ser mitológico que tiene cuerpo de mujer y cola de pez (aunque las primitivas sirenas tenían apariencia de medio pájaro o reptil). También es conocida como ondina en catalán poético.

La primera mención a la sirena es la historia asiria de Atargatis, quien se transformó por amor. Esta connotación amorosa y de seducción acompañará la mayoría de representaciones posteriores de la figura. Ver sirenas era signo de mala suerte para los marineros, que podían naufragar o perderse, para no volver a casa. Por contra los fineses la veían como un augurio de suerte, ya que la sirena era una especie de hada acuática que podía conceder un deseo o curar una enfermedad.

La ecuación de extrema belleza y peligro es una constante en algunos mitos, de los que la sirena sería un ejemplo. El hecho de tener escamas estaba asociado al pecado durante la Edad Media (especialmente a la lujuria) y por eso aparecen en numerosos capitulos junto con serpientes (la tentadora de Eva) y peces.

El origen de las sirenas no está claro. Eran hijas de Forcis, o de un dios fluvial, el río Aqueloo, según unos mitos su madre era la musa Melpómene, según otras Terpsícore o Calíope. Las sirenas de la mitología griega eran náyades (ninfas marinas), mitad mujeres y mitad aves, no muy diferentes de las Harpías. A partir de la Edad Media se consideró que tenían el cuerpo de mujer y cola de pez. Los nombres de las sirenas, compañeras de la diosa Perséfone, parece ser, que dependen de su número: si son tres son leucosis (blanca), Ligeia (llamativa), y Parténope (voz de doncella). Cuando eran dos: Himeropa (dulce voz) y Telxiepea (habla encantadora). Si son cuatro: Telxiepea, Aglafoe (hermosa voz), Pisínoe (persuasiva), y Molpe (canción). La sirena Parténope está ligada al origen de Nápoles.

Anuncios

Vivían en la isla Antemessa (florida) donde la tierra era blanca debido a los huesos blanqueados de los navegantes muertos. Según otra versión sus víctimas naufragaban los arrecifes. Según otras versiones vivían en el estrecho entre Escila y Caribdis, en la costa occidental de la Italia Meridional. Fueron representadas a menudo en vasos pintados, cerámicas, mosaicos, sarcófagos con cuerpo de pájaro con cola y alas anchas tocando un instrumento como la cítara o alrededor la nave de Ulises.

Según un oráculo cuando un barco pasara ante su isla sin morir los marineros saltarían al mar y se ahogarían. Esta situación se dio en dos ocasiones.

Según el mito de los argonautas, Orfeo tapó con su voz el canto de las sirenas, y así evitaron chocar contra las rocas del Sirenum Scopula, donde habitaban las ninfas. Butes oyó el canto de las ninfas y se lanzó por la borda, pero Afrodita lo salvó. Según la leyenda, las sirenas, abatidas, se transformaron en piedra, mientras según otros versiones murieron ahogadas en el mar.

Según la Odisea, de Homero, Ulises, aconsejado por Circe, pudo evitar el peligro de su canto tapando los oídos de sus compañeros con cera, mientras que él, que quería escuchar su encantador canto, se atar al palo del barco, ordenando a sus compañeros que cuando pidiera que el desataran debían atar más fuerte.

Según Ovidio (canto V de las Metamorfosis) Perséfone fue raptada por Plutón (llamado también Hades) y las sirenas la buscaron por la tierra sin encontrarla, por lo que imploraron a los dioses unas alas para poder buscarla también por la mar.

Durante el período helenístico, las sirenas pasaron a ser consideradas divinidades del más allá, que cantaban para los bienaventurados en las Islas de los Bienaventurados. Representaban las armonías celestiales y como tales son representadas frecuentemente los sarcófagos


La sirena es uno de los símbolos de la ciudad de Varsovia y también de Dinamarca por el cuento de Hans Christian Andersen La sirenita.

Hay versiones locales de la sirena en muchos lugares, como las ondinas, las ninfas, las mujeres de agua, las dragas… La mayoría de ellas están asociadas a la música, recordando su origen. Aparecen como tales en varios mundos de fantasía, como Peter Pan, Las crónicas de Narnia o El mago de Oz, entre otros.


Loading...

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: