La verdad jamás contada sobre el falso suicidio de Hitler

3040

Una de las mentiras más grandes de la historia es que Hitler se suicidó al término de la II Guerra Mundial, cuando en realidad el Führer huyó de Europa con la anuencia del gobierno de los Estados Unidos, adoptó una nueva identidad con el apellido Kirchner y transcurrió los últimos años de su vida moviéndose de forma clandestina, en el eje de países sudamericanos conformado por Uruguay, Paraguay y Argentina, en los cuales pudiera haber realizado diferentes tipos de actividades y su presencia pudo convertirse en un factor determinante en el desenvolvimiento político de la región.

nunca-se-suicido La verdad jamás contada sobre el falso suicidio de Hitler

Es una realidad que aquel 30 de abril de 1945 el ejército alemán se encontraba rodeado sin posibilidad alguna de victoria militar, pero aun conservaban la capacidad para alargar la guerra por lo menos unos meses causando miles de muertes innecesarias. Sin contar que aunque Estados Unidos les había ganado la carrera nuclear, ellos también se encontraban muy cerca de lograr fabricar una bomba atómica, la cual en manos de los Nazis no queremos ni imaginar las nefastas repercusiones que hubieran podido ocasionar, aún más dramáticas que las sufridas por Hiroshima y Nagasaki.

Anuncios

Ante este escenario Estados Unidos no quiso arriesgar y prefirió la negociación política como solución al conflicto, por lo que la victoria militar de los aliados fue más bien un armisticio entre las partes, en el cual todos tuvieron que sacrificar algo y todos recibieron un beneficio a cambio, para lograr superar ese rojo capítulo de la historia de la humanidad.

Las potencias del eje (Alemania, Italia y Japón) se encontraban en una situación de clara desventaja, por lo que ofrecieron su rendición inmediata, a cambio de que se les perdonara la vida a sus principales líderes y no se les sometiera a juicios por los crímenes cometidos durante la guerra.

Los aliados aceptaron la rendición de sus adversarios con las respectivas condiciones, a cambio Estados Unidos aumentó considerablemente su influencia en Europa y en países orientales como Japón, Corea del Sur y Taiwán. Por lo que se consolidó como primera potencia mundial, y para convencer a los soviéticos se comprometió a cederles espacios estratégicos en Latinoamérica con el transcurso de los años, para ser controlados por los rusos y chinos, promesa que se ha ido cumpliendo paulatinamente en naciones ricas en recursos naturales como Cuba, Venezuela, Bolivia y Argentina, entre otras.

Te invitamos a compartir este interesante artículo en tus redes sociales para que tus amigos también conozcan esta realidad.

Anuncios
Loading...
Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: