Leyendas egipcias: Los misterios del alma y sus 9 fragmentos

223

Los egipcios mantenían muchísimas leyendas e historias que a pesar del tiempo se han mantenido prácticamente intactos, como por ejemplo, la creencia de la lealtad a los faraones. Sin embargo, hay una historia en particular que no es muy conocida mundialmente, pero es igual de importante que el resto. Se trata de la leyenda del alma, en la cual, los antiguos egipcios creían y mantenían que estaba fragmentada en 9 partes, cada una dependiente de la otra, lo que significa que a pesar de estar divida o fraccionada al mismo tiempo estan concatenadas y sincronizadas.

Los egipcios adoraban a los fallecidos no precisamente por el cuerpo, sino para preservar el alma y que esta no muriera en el universo posterior al fallecimiento corporal. Ahora bien, los 9 fragmentos del alma son muy complejos pero a su vez, forman algo parecido a la historia convencional que tenemos acerca de los misterios que esconde este segmento espiritual de cada persona. Cada parte tiene un nombre y un significado bastante simbólico:

muerte-despues-de-la-vida Leyendas egipcias: Los misterios del alma y sus 9 fragmentos

Anuncios
  1. JB: Representa al corazón y tiene un vínculo especial con la sangre de la madre al momento de la concepción. Sin este aspecto, resulta imposible pasar al más allá.
  2. Shuyet: Se sincroniza con la sombra, la cual nunca nos abandona y forma parte de nosotros desde el mismo momento del nacimiento.
  3. Ren: Significa el nombre. Se origina en el momento de nuestro nacimiento y, según los egipcios, el Ren es el que permite que sigamos vivos después de la muerte.
  4. Bâ: Se asocia a la personalidad, lo que nos hace ser durante la vida y los que nos diferencia unos con otros aun después de la muerte.
  5. Ka: Es la vitalidad del alma. De hecho, el Ka es lo que logra diferenciar a los vivos y los muertos.
  6. Khat: Viene siendo el cuerpo físico de la persona que le brinda la luz necesaria para la asunción del alma.
  7. Akh: Une a Bâ con ka y representa la inmortalidad, dejando una huella singular en el alma de la persona.
  8. Sahu: Es la parte Juez del alma. Este aspecto es curioso porque es la que juzga cada fragmento frente a los ojos de Osiris, dios de la muerte, de esta manera el determina quién es digno de vivir eternamente.
  9. Sechem: Controla la energía y la vitalidad del sujeto en concordancia con el alma, tiene demasiado poder en el cuerpo y su entorno.
Resulta lógico pensar entonces que que cada una de estas fracciones deben trabajar en conjunto para funcionar en armonía, pues como se ha planteado en la religión védica el alma es un ser eterno, sin nacimiento ni muerte y que ademas posee conciencia propia.
Como siempre, recuerda compartir con tus amigos este contenido por tus redes sociales.
Anuncios
Loading...
Anuncios

¿Te intereso la noticia? Deja tu Comentario: